Noticias de la Embajada

Atrás

Felicitación con el Día del Diplomático

 

El 10 de febrero en la Federación de Rusia celebramos la fiesta profesional, Día del diplomático, que fue establecido por el decreto del Presidente Vladímir Putin el 1 de octubre del año 2002 en conmemoración del bicentenario del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.

Esta fiesta, que nuestro país celebra solamente por quince años, confirma el reconocimiento público de la profesión de diplomático en el logro de los asuntos más destacados de la política exterior de Rusia y la consolidación de la paz frente a los desafíos contemporáneos.

A través de toda la historia de la diplomacia rusa se está marcado con un trazo rojo tanto la voluntad de mantener un diálogo político eficaz con todos los actores de las relaciones internacionales como la habilidad de oír a sus socios sobre una serie de cuestiones. Esto sí es la garantía de la paz sólida y la seguridad.

El camino del desarrollo de nuestro pueblo nunca ha sido fácil. Rusia conocía las victorias y las derrotas. Sin embargo, Rusia siempre queda una potencia influyente con una política exterior activa.

Se parecía que con la desintegración de la Unión Soviética y la terminación de la Guerra Fría, por primera vez durante muchas décadas los países más destacados obtuvieron una oportunidad única de establecer un diálogo común equitativo sobre la base democrática. Sin embargo, por gran desgracia, hemos observado que durante muchos años varios nuestros socios han construido las relaciones con Rusia desde la posición del “hermano mayor”, aspirando a callar nuestra voz en las principales plataformas internacionales, y a menudo eludiendo el sentido común.

Vemos los resultados de tal política – la escalada del terrorismo religioso, intentonas golpistas en varios países del Medio Oriente y la CEI, inclusivamente, Ucrania.

Es obvio que entre todos los retos del siglo XXI, el terrorismo internacional y los movimientos extremistas islámicos prestan la mayor amenaza a la estabilidad del orden mundial. Y el hecho de que se falte una elaborada estrategia única y conjunta de la lucha contra el mal terrorista sirve de la piedra de tropiezo para que se baje la tensión en el Oriente Medio.

En este sentido, se hace una responsabilidad enorme sobre la diplomacia contemporánea enorme de la búsqueda de los puntos de contacto entre todos los actores de las relaciones internacionales acerca del amplio espectro de las cuestiones actuales. Rusia siempre aboga por la solución equitativa de los fundamentales problemas políticos y económicos, así como los temas de la seguridad internacional general.

Rusia siempre ha mantenido los lazos más cercos con los países de América Latina. Históricamente, a nuestros pueblos nos une el amor por la Patria, la independencia, el profundo respeto a sus antepasados. Apreciamos las relaciones fraternas que se ha establecido con Uruguay. Nuestras actitudes se coinciden sobre una amplia gama de los problemas de la agenda internacional. Esto se confirma por la cooperación fructífera de nuestras delegaciones en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde Uruguay ya por segundo año actúa como el miembro no permanente. La culminación del alto nivel de las relaciones entre nuestros países será la visita oficial del Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez, a Moscú la semana que viene.

La fiesta profesional la celebramos reconociendo los éxitos de nuestro servicio en una difícil situación internacional. Las posiciones de nuestro país en la palestra internacional se consolidan, y hasta en el ámbito difícil Rusia ha logrado reafirmar y asegurar su estatuto de uno de los garantes clave de la seguridad y estabilidad del mundo moderno.

¡Feliz fiesta, queridos amigos!

 

Embajador Alexey Labetskiy